Más transparente, más sostenible y más innovador: así es el nuevo Código Ético de Prosegur

Prosegur acaba de aprobar y publicar una nueva versión de su Código Ético y de Conducta, que parte de la evolución en los últimos años de los compromisos de la compañía.

Prosegur concibe su Código Ético como un documento vivo, que se actualiza gradualmente para reflejar los cambios que se producen en la compañía y en el conjunto de la sociedad. Este año se ha lanzado una nueva versión, que sustituye a la vigente desde 2013 e integra nuevos contenidos en sintonía con el presente de la empresa y sus previsiones de futuro.

Hablamos de una renovación profunda, dado que refleja el nuevo contexto social que se ha consolidado en los últimos años, con fenómenos de tanto calado como la transformación digital y el boom de tecnologías como el big data o la Inteligencia Artificial. También recoge el impulso mundial de los criterios ESG (ambientales, sociales y de buen gobierno corporativo), así como el impacto de regulaciones cada vez más exhaustivas en estos aspectos, un nuevo marco que exige redoblar esfuerzos en cumplimiento, ética y transparencia.

 

Manual de conducta estratégico

“Se trata de un documento esencial, porque guía el comportamiento adecuado que se espera de todos los profesionales de Prosegur y refleja nuestro compromiso de actuar cada día conforme a unos principios y estándares comunes en todas nuestras actividades y en las relaciones con los grupos de interés. Y, además, porque es un pilar fundamental y una referencia ética para la gobernanza y el programa de compliance”, apunta Miguel Soler, responsable del proceso de actualización, a la par que director global de Auditoría Interna y Cumplimiento Normativo.

Así, el nuevo código responde a la triple evolución de compañía, mercado y sociedad desde diferentes modificaciones de contenidos:

Por un lado, se adecúa al ADN de marca —“hacemos del mundo un lugar más seguro cuidando a las personas y las empresas, manteniéndonos a la vanguardia de la innovación”—, a los nuevos valores de la compañía —“ nos importan las personas; pensamos en positivo; y somos imparables”, así como a los cinco principios de su modelo de liderazgo —“ pasión por el cliente; orientación a resultados; transformación e innovación; espíritu de equipo, y responsabilidad y compromiso”.

Y al mismo tiempo se adapta a la evolución de los negocios y de la nueva gestión de la compañía en los últimos tiempos, además de a los cambios regulatorios y a las mejores prácticas del mercado global de la seguridad privada.

 

Contenidos inéditos o mucho más desarrollados

Con este objetivo, se introducen por primera vez o se desarrollan con mayor detalle que en la versión anterior nuevos contenidos. El Código ha sido también redactado, haciendo uso de un lenguaje más sencillo y accesible.

Por ejemplo, se ha incorporado o actualizado todo lo que tiene que ver con la sostenibilidad para seguir reduciendo los impactos medioambientales, así como protección de datos personales y privacidad, prevención de nuevos modelos de blanqueo de capitales y financiación del terrorismo, derechos de propiedad intelectual y propiedad industrial. Una novedad muy significativa es la introducción del nuevo Canal Ético para denunciar incumplimientos del Código, y también se ha tenido en cuenta el tratamiento adecuado y seguro de la información de la compañía o el uso responsable de tecnologías disruptivas como la Inteligencia Artificial. “La IA nos aporta muchos beneficios a los usuarios”, explica Soler, “pero también requiere que pensemos en su control y en unas metodologías específicas para prevenir los riesgos potenciales de una mala aplicación”.

En consecuencia, el documento actualizado viene a ser “un nuevo traje a la medida de los valores mutuamente compartidos y aceptados en Prosegur”, según apunta el directivo. “En el momento en que se consolida, una declaración de intenciones así genera una fuerza positiva, una fuente de cultura ética que siempre deben asumir los empleados. De esta manera, resuelve muchos problemas y dudas de gobernanza y ayuda a interpretar situaciones. Una simple lectura puede aclarar cómo actuar tanto a nivel interno como externo. Por ejemplo, en la relación con clientes y proveedores”.

 

Implicación transversal de toda la compañía

Dado que su alcance es total y permea la compañía en todos sus negocios, mercados y plantillas desde la alta dirección al último empleado, resultaba lógico que el proceso de actualización fuese también transversal e inclusivo. “Hemos hecho un ejercicio interno completo, de 360º con ideas y aportaciones de todos los negocios, áreas como Recursos Humanos, Económico-financiera, Compras, Legal, Relación con Inversores, Innovación, Compliance… Además, por supuesto, de la propia Comisión de Sostenibilidad y Gobierno Corporativo, con la aprobación final del Consejo de Administración”.

Los pasos siguientes también apuntan a esa condición transversal del Código a lo largo y ancho de la compañía. Además de la difusión por todos los canales posibles, desde mails corporativos a webs e intranets, el equipo responsable de la actualización ha diseñado un programa formativo a nivel global para asegurar un grado máximo de conocimiento y así aspirar a un grado máximo de cumplimiento. Es el turno de su público objetivo: los cerca de 150.000 empleados de Prosegur.