El sector de la seguridad apuesta por el talento femenino

Prosegur ha creado programas específicos de empoderamiento para para impulsar y fidelizar el talento femenino.

Dentro de la compañía siempre se ha apostado por el talento interno, lo que ha provocado que personas que empezaron desde lo más bajo ahora están llegando a puestos directivos. Sin embargo, esto ha limitado la diversidad, es por eso que se está buscando acelerar los movimientos internos y promociones de las mujeres en la compañía, dándoles herramientas de networking, planificación de carrera y talleres de equidad y promoción de la mujer con especialistas como Sylvia Jarabo, managing Partner en Promising Women, consultora que apoya a las empresas en el crecimiento y avance de sus mujeres directivas.  

“Es importante formar a estas mujeres en la importancia de las relaciones dentro del mundo de los negocios y la creación de un networking relevante desde etapas tempranas”, escribe Jarabo en su libro Es la hora de las directivas (Amazon KDP). Ella es autora de diferentes publicaciones donde reflexiona sobre el talento femenino dentro de las compañías, cuestionando que si el porcentaje de mujeres que se gradúa en estudios superiores universitarios (58,4%) es mayor que el de los hombres (57,0%), y las mujeres obtienen, a su vez, una nota media más alta en el expediente académico, ¿por qué su tasa de inserción laboral, la calidad del trabajo y el salario medio de las mujeres son peores?

El informe Cracking the Code, de KPMG en 2014, concluyó que las mujeres se vuelven más ambiciosas sobre el liderazgo a medida que avanza su carrera a posiciones sénior. En este marco, el Programa Mujeres de Alto Rendimiento (MAR) de Prosegur, desarrollado en colaboración con Promising Women, busca hacer seguimiento individualizado a las mujeres que están en puestos de responsabilidad para que tengan resultados extraordinarios.

“Este tipo de iniciativas son una apuesta para dar una mayor visibilidad a las grandes profesionales que tenemos en la compañía, y a que vayan evolucionando y ocupando puestos con cada vez mayor responsabilidad”, afirma la directora global de Relaciones Laborales de Prosegur.

El objetivo está claro: impulsar y fidelizar el talento femenino. Para ello, la empresa ha puesto en marcha #EmpoweredWomen, una iniciativa que busca concienciar a nuestros profesionales, potenciar el liderazgo y la autopromoción de las mujeres e impulsar y fidelizar el talento femenino.

A su vez, la Fundación Prosegur concede las becas Empowered Women dirigidas a todo el personal femenino, especialmente a personal operativo. “Buscamos mujeres que, por temas de conciliación, no hayan podido desarrollarse como les habría gustado y queremos hacerlas crecer dentro de la empresa”, cuenta María Victoria Jiménez.

 

El talento femenino en Asia y Latinoamérica

 

Una apuesta por la diversidad

El sector de la seguridad ha acelerado su compromiso para fomentar la participación femenina en el ámbito empresarial. En los últimos años la sociedad ha reivindicado cada vez más el papel de la mujer y las empresas del sector no se han querido quedar atrás.

Prosegur, en su apuesta por la igualdad de género, la paridad y la gestión de talento, ha desarrollado una hoja de ruta en esta línea, con el fin de impulsar el talento femenino a través de una batería de programas que favorecen su presencia en el sector de la seguridad.

“Estamos desarrollando un programa que incluye desde concienciación sobre sesgos para el total de la plantilla, hasta impartir talleres para potenciar el liderazgo, autopromoción y visibilidad de las mujeres con responsabilidad en la empresa”, explica María Victoria Jiménez, directora global de Relaciones Laborales. Acciones que ayudan a revertir las cifras que hablan de que, desde 2017, solo el 27% de los directivos en España son mujeres, según el informe de Grant Thornton Women in Business.

Este año, estos programas que fomentan el talento femenino se están haciendo en España, como un proyecto piloto que se pretende exportar a Latinoamérica en unos meses. Pero, a su vez, para las mujeres que estén interesadas en formar parte de la empresa, la Fundación Prosegur también ha puesto en marcha talleres de sensibilización en escuelas para animar a las mujeres a hacer carreras enfocadas a las ciencias que les permita después integrarse en el sector de la seguridad. “Nunca había sido tan consciente del papel femenino de un puesto directivo hasta que llegué a Asia”, explica María Ángeles Bosch, responsable de RRHH de Asia-Oceanía y África.

Bosh explica que siempre se ha asegurado que no haya discriminación y que, a la hora de escoger a un trabajador, nunca pesa si es hombre o mujer, aunque es consciente que todavía queda un largo camino por recorrer. Propone que se hagan encuestas y estudios “para descubrir las razones por las que hay un menor porcentaje de mujeres en el sector de la seguridad y así poder cambiarlo. Una vez sepamos las razones por las cuales las mujeres se van, ahí podemos buscar soluciones para que puedan conciliar con su vida familiar y hacer programas de fidelización”.

Hace unos meses, la filial de Prosegur en Argentina participó en una iniciativa de selección de personal a ciegas de un portal de empleo. “Los electores no podían saber el género, la nacionalidad o la edad de los aspirantes y los resultados fueron muy interesantes”, cuenta Paula Di Paola, líder de proyectos de Marca Empleadora y Gestion del Talento en el país sudamericano.

Di Paola explica que “este tipo de iniciativas son muy buenas porque permiten elegir con base en las habilidades y conocimientos técnicos, sin ningún tipo de sesgo”. A su vez, desafía a las mujeres a que se unan al mundo de la seguridad: “Aquí van a descubrir un mundo que las apasiona. Y su mirada es indispensable para contribuir al propósito de la empresa de hacer del mundo un lugar más seguro”.